Mostrando entradas con la etiqueta lumbago. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta lumbago. Mostrar todas las entradas

sábado, enero 26

Como curar el lumbago



La lumbalgia  o lumbago es un problema de salud bastante frecuente. Representa el segundo motivo, después de la gripe, de consulta al profesional médico de la atención primaria en España.
El lumbago tiene generalmente un buen pronóstico en el 90% de los casos, y se resuelve dentro de las seis semanas siguientes a su aparición.


La lumbalgia es una entidad clínica que se caracteriza por dolor en la región vertebral o paravertebral lumbar.

Se acompaña generalmente de tensión muscular en dicha zona, que incluye las cinco últimas vertebras lumbares y el sacro.

Tipos de lumbago


Lumbalgia simple, en la que no irradia el dolor a ninguna otra zona sino que queda localizado en la zona lumbar.
 Lumbalgia irradiada, en la que el dolor irradia por una o ambas piernas, siguiendo el trayecto de un tronco nervioso.
En la ciática o lumbociatica el dolor irradia desde la región lumbar hasta el pie por el trayecto de la pierna que es inervado por el nervio ciático.

Que puede provocar una lumbalgia

Las causas más comunes que pueden provocar un dolor lumbar entre otras son, mecanicas, inflamatorias, neuropaticas, traumaticas, enfermedades viscerales etc.
 Podemos citar una serie de factores de riesgo en la aparición del dolor lumbar agudo como:
  • Defectos y vicios posturales
  • Debilidad funcional
  • Trabajo físicamente pesado
  • Posturas de trabajo estáticas
  • Flexiones y giros frecuentes del tronco
  • Levantamiento y movimientos  potentes, sobreesfuerzos.
  • Trabajo repetitivo
  • Vibraciones…..etc.

Cuando el dolor lumbar procede de un trastorno en los discos intervertebrales, este es un dolor bajo, intermitente, que se agrava por movimientos en flexión, que aumenta al estar mucho tiempo en la misma postura, y mejora en reposo con las piernas en flexión y al andar.

Una lumbalgia por causas mecánicas puede aparecer por sobrecarga funcional y postural. 
Por ejemplo alteraciones en la arquitectura vertebral (lordosis, cifosis), desequilibrios musculares como músculos abdominales sin tono, hábitos sedentarios, embarazo , obesidad, y sobrecargas musculares por actividades deportivas, pueden causar este tipo de lumbalgia mecánica.

Lumbalgia aguda

La lumbalgia aguda es aquella que dura menos de cuatro semanas y para diagnosticarla no suelen ser necesarias pruebas complementarias.
Suelen relacionarse con episodios previos de sobreesfuerzo, traumatismo, etc. y factores laborales y psicosociales predisponentes. El estrés puede jugar un papel importante.

Lumbalgia crónica

Seria aquella que dura más de doce semanas tras no haber mejoría con los tratamientos farmacológicos y físicos. Se deben realizar pruebas diagnosticas complementarias como resonancia magnética nuclear (RMN), tomografía axial computerizada (TAC), etc.

Tratamiento para el lumbago

Medidas a considerar:

  • Tratamiento farmacológico
  • Tratamiento físico
  • Programa de rehabilitación

Métodos físicos en el tratamiento de la lumbalgia


  • Hidroterapia (agua)
  • Crioterapia (frio)
  • Cinesiterapia (terapia por el movimiento). Puede ser activa o pasiva.
  • Manipulaciones
  • Termoterapia  (calor). Puede ser de un modo superficial con infrarrojos o más profundo con radiación de alta frecuencia, microondas, ultrasonidos, corrientes pulsadas etc.
  • Terapia con laser
  • Electroterapia (energía eléctrica), a base de corrientes de baja frecuencia, TENS, media frecuencia.

Que tomar para un lumbago: tratamiento farmacológico

En dolor lumbar agudo leve a moderado es habitual recurrir a dos tipos de tratamientos farmacológicos:

  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINES) genalmente vía oral, con coadyuvantes o no.
  • Contrairritantes tópicos.

El objetivo principal del tratamiento farmacológico es eliminar el dolor.

Si el dolor es leve se han de administrar lo antes posible y a dosis máxima AINES, vía oral, como acido acetilsalicilico, ibuprofeno, diclofenaco, indometacina, piroxicam, naproxeno etc.

La pauta de dosificación sería:

Acido acetilsalicilico ,500-1000 mg cada 4-6 horas sin superar la dosis máxima de 4 gramos al día.
Ibuprofeno 400-600 mg cada 4-6 horas sin superar los 2400 mg al día.
Diclofenaco 25-50  mg cada 6-8 horas sin superar los 150 mg al día.
Piroxicam con una semivida de cuarenta horas permite una sola toma diaria.
También podría utilizarse paracetamol, analgésico sin actividad antiinflamatoria, sin superar los 3 gramos al día,en lumbalgias agudas sin componente inflamatorio.

En todos los casos, debido al efecto lesivo de la mucosa gástrica para estos farmacos, habría que valorar la necesidad de un protector gástrico.

Cuando el dolor es de carácter leve a moderado se administran opioides débiles como la codeína o el tramadol, a los que se pueden sumar alguno de los analgésicos anteriores.
El efecto secundario más reseñable en estos casos, es el estreñimiento.

Para casos de dolor moderado severo se recurre a fármacos opiodes potentes como morfina, metadona o fentanilo.

Cuando el dolor es severo requiere ser tratado en unidades del dolor en atención hospitalaria.

Coadyuvantes

Cuando es necesaria una mayor eficacia analgesica, junto a los fármacos anteriores, se pueden emplear algunos coadyuvantes como: corticoides, antidepresivos, antiepilépticos, relajantes musculares, benzodiacepinas, anestésicos locales etc.

Se pueden también asociar complejos vitamínicos del grupo B, formado por vitaminas B12, B6, B1, que protegen las fibras nerviosas, y potencian la acción analgésica de los AINES.

Medicamentos contrairritantes

La contrairritacion consiste básicamente en aplicar un estimulo externo pequeño, con el fin de anular o mitigar la percepción de otro más intenso.

Los agentes contrairritantes son aquellos capaces de producir un cierto estimulo (calor, frio, irritación, etc.) en la zona dolorida, con lo que el organismo reacciona modulando la transmisión del dolor.

Pueden ser en función del tipo de terminaciones nerviosas cutáneas sobre las que actúan:

  • Rubefacientes .Producen dolor (irritación) y calor. Son bastantes potentes. Los más utilizados son esencia de mostaza, esencia de trementina, salicilato de metilo etc.
  • Irritantes. Producen dolor localizado en la zona de aplicación. A diferencia de los anteriores no producen vasodilatación ni enrojecimiento de la piel. Aquí se encuentran la capsaicina y derivados.
  • Refrescantes. Actúan estimulando receptores nerviosos del frio. Los más habituales, el mentol, alcanfor, cineol y eucaliptol.
  • Vasodilatadores. Provocan una sensación muy marcada y localizada de calor en la piel. En este grupo se encuentra el nicotinato de metilo.

Estos agentes se encuentran formulados en variadas presentaciones, como linimentos, soluciones, aerosoles,pomadas,cremas ,etc.
Se pueden acompañar de un ligero masaje para complementar el efecto, excepto en el caso de los rubefacientes, ya que un masaje excesivamente vigoroso podría provocar más dolor.

Programa de rehabilitación

  • En lumbalgias agudas se incluye manipulación vertebral, crioterapia, masaje suave, reeducación postural, tracciones, movilización activa.
  • En el caso de lumbalgias crónicas además de educación sobre movimientos permitidos y no,electroterapia,masajes descontracturantes,reeducación postural, gimnasia progresiva,uso eventual de fajas lumbares, deportes adecuados, ergonomía en el trabajo etc.
Si tienes alguna duda,utiliza el formulario de contacto.

¡Hasta pronto!